Una mujer llena de feminidad, así es Yenniffer Hernández Jaimes, Primera princesa 2017 del Concurso Nacional de Belleza. Su elegancia y porte transmiten cada pensamiento plasmado en este diseño de Alex Ferré, quien inspirado en la moda renacentista y la figura de la exseñorita Santander presentó esta propuesta.

Fue elegida Señorita Santander en el 2016 y con tan solo 18 años asumió el reto de representar a su departamento y llegar al ‘top 3’ de las mujeres más hermosas del país. Aunque en sus planes cercanos no está el matrimonio, no se resistió a darle el ¡SÍ! al diseñador cucuteño Alex Ferré, quien le propuso lucir su más reciente creación para novias.

En esta edición conoceremos los detalles de este matrimonio profesional entre el diseño de Alex y la pasarela de Yenniffer, con quien dialogamos sobre sus raíces santandereanas, infancia, aprendizajes y proyectos.

¿Cómo empezó su inclinación por el mundo de la moda y la belleza?

Es una historia curiosa. Recuerdo mucho que estaba cumpliendo 13 años y mi papá me dijo que fuéramos a un centro comercial para comprar ropa; pero no, él me engañó (risas), y me sorprendió llevándome a una agencia de modelaje en Bucaramanga. Que él me apoyara en eso para muchas personas era contradictorio, porque mi papá era policía, pero él siempre soñó con que yo fuera modelo o reina, así que mis primeros pasos en el mundo de las pasarelas fueron gracias a él.

De modelo a reina de los santandereanos en el 2016

Sí, así fue. Convertirme en Señorita Santander no era un plan cercano dentro de mis proyectos en ese momento, la verdad yo planeaba llegar al concurso cuando tuviera 22 ó 23 años, o sea para el 2020; sin embargo la oportunidad llegó como una coincidencia, así que fue algo que Dios tenía para mí en ese instante.

¿Qué hace una Primera princesa durante el año que es elegida?

La Primera princesa tiene que viajar con la ‘Corte real’ que está conformada por la Reina, en esta ocasión Laura González, La Virreina que era Vanessa Pulgarín y las tres princesas. La función era viajar por toda Colombia haciendo labor social a través de eventos, pasarelas, desfiles; en estos escenarios apoyábamos a diferentes fundaciones  y organizaciones, aportando para ellos nuestro granito de arena. Me encantó poder conocer de la mano del Concurso mi país, además aprendí mucho de esa experiencia, me enseñó a ser mucho más humana y a asimilar que estamos en una posición privilegiada. Fue una experiencia enriquecedora en todo sentido.

*Encuentra esta entrevista completa en nuestra edición impresa y en nuestra edición online

Deja una Respuesta