Realizar una boda tiene muchos puntos en la agenda, uno de los más relevantes es el banquete. Enamorar a sus invitados con una buena propuesta gastronómica será una de las tareas de la organización ¿Qué tener en cuenta a la hora de seleccionar el menú? ¿Qué servir?

Sorprender con un menú novedoso que además deleite con sabor, sazón y creatividad el paladar de los invitados, es uno de los aspectos más relevantes en los preparativos de una celebración y sin duda será uno de los recuerdos que más quedará marcado en quienes asistan a la boda. Para hacer del menú algo inolvidablemente sabroso tengan presente:

Gustos

Es importante que los novios prueben siempre la comida antes de decidirse; para esto organicen una cena romántica donde puedan saborear los platillos opcionados o soliciten una degustación e inviten a sus cuatro familiares o amigos más cercanos para que caten junto a ustedes el menú.

En esta etapa tengan en cuenta también las características de sus invitados y contemplen menús alternativos, por ejemplo: una opción paralela para vegetarianos, hipertensos, diabéticos u otras dietas especiales. Aplique la misma fórmula para los licores, pues no todos sus invitados consumen bebidas embriagantes, por ello pueden proponer como opción un coctel sin alcohol.

Estilo y hora de la fiesta

El menú sin duda va íntimamente ligado al estilo y por supuesto lugar de la celebración. Si la fiesta será campestre o la playa jueguen con esos elementos e incluyan platos típicos de la zona que puedan ser preparados con un toque gourmet; igual para la mesa de postres y demás espacios destinados para servir los alimentos. La hora también es decisiva al momento de elegir el menú; un almuerzo que de energías para continuar la fiesta o una cena tradicional con tres opciones de proteína marcarán la propuesta del chef.

¿Servicio a la mesa o buffet?

Todo depende del servicio contratado, el lugar y nuevamente el estilo de la boda. El buffet funciona perfecto para matrimonios de no más de 100 invitados que se realice en espacios amplios, así que es más funcional para bodas al aire libre.

La cena tradicional es aquel plato servido a la mesa. Esta elección requiere de más personal de servicio que atienda con detalle y agilidad cada mesa. Es recomendado para espacios cerrados y fiestas bodas con estilos más tradicionales. No es una camisa de fuerza elegir entre una u otra, puede mezclar opciones y servir por ejemplo el plato fuerte y las algunas bebidas a la mesa; dejando las entradas, los postres y el cóctel o los licores en “barra abierta”.

El sabor de un buen brindis

La bebida que acompañará a los novios e invitados en el momento el brindis sin duda es una tarea minuciosa. ¿Qué servir? ¿cómo hacerlo? Estas son los champagne recomendadas por la Revista ACTIVA, con la asesoría de ‘Comoriente’ para hacer de ese momento especial un recuerdo que marque la diferencia.

Champagne Veuve de Cliqueout – Brut Yellow Label

Su cuerpo espumoso, color oro, finas burbujas, notas frutales, aroma a vainilla y tostado brioche hacen de este champagne uno de los preferidos por los expertos. Por su complejidad y sedosidad la Veuve de Cliqueout – Brut Yellow Label mantiene en perfecto equilibrio su intensidad y frescura. Especial para ser usado como aperitivo o acompañar mariscos, pescados o pastas.

Champagne Moët & Chandon Impeirial

Se caracteriza por tener finas burbujas y un color amarillo pálido con reflejos verdes. Una bebida elegante y fresca con deliciosos matices de pera, melocotón y manzana. El Champagne Moët & Chandon Imperial es ideal para acompañar Sushi, ostras, pescado blanco, carnes blancas (como el pollo al estilo de pollo asado con finas hierbas) y postres elaborados con frutas y chocolates blancos.

Tenga en cuenta:

☑ De una botella de champagne se puedes obtener un aproximado de 9 a 12 copas tipo flauta.

☑ A la hora de servir se recomienda hacer de dos a tres rondas de champagne.

Deja una Respuesta